Archivar para el mes “octubre, 2012”

Diálogos que te sorprenden

Estos días estamos iniciando la experiencia del plan de educación social con los alumnos de 1º de bachillerato de este nuevo curso. A lo largo de la semana, en grupos de cuatro personas van a ir pasando por un montón de realidades y centros descubriendo rostros y personas. Ayer me acerqué con un grupo a la guardería que hay debajo de nuestra casa y uno disfruta al ver la entrega con la que mucha gente en nuestro barrio vive su trabajo y su vida. Creo que este año vamos a aprender mucho con esta experiencia. Por eso será importante estar atentos, para saber escucharnos, para poder comunicar…
Esta tarde en un supermercado la cajera al tiempo que atendía, hablaba por teléfono. Y justo cuando tocaba mi turno para pasar por la caja, la conversación decía: “tú me necesitas a mí y yo te necesito a ti”… con la sencillez de su expresión y el cariño hacia la persona con la que hablaba. Desde ese momento se me ha quedado esa frase rondando en la cabeza, gracias a esta filósofa que me he encontrado en el supermercado. Desde que nacemos necesitamos de otros… y aunque haya cada vez más inventos para aislarse, nada sustituye esa humanidad que son los otros. Os animo a que también vosotros penséis en la frase.
Y creo que esta experiencia de educación social nos ayuda precisamente a recuperar esa humanidad. Y a ver en ese camino de búsqueda que hay un amor mayor que se nos regala a cada rato, que lo recibimos, que no es merecido.

¿Y si…?

¿Y… si en vez de planear tanto, voláramos un poco más alto?

Quizás…

… Si en lugar de hacer una batalla de cada mala noticia, mimáramos nuestra rebeldía… pactáramos un sueño común y nos dedicáramos a construirlo, con todas nuestra exiguas fuerzas.

… Si en lugar de incidir en lo que nos separa, celebráramos, compartiéramos y armáramos… y amáramos… lo que nos une

… Si en lugar de buscar alimentar nuestros egos, nuestra vanidad, nuestra imagen… Ponemos a los más pequeños sujetando las pancartas y no discutimos de banderas…

… Si en lugar de recrearnos en diagnósticos demoledores, que nos dejan sin fuerzas y ya no aportan novedad… nos dedicamos a alimentar la esperanza

… Si nos ponemos con “altura de miras” a consensuar dónde está el enemigo

… Si en vez de jugarnos la vida en defender “medios” como si fueran fines… Luchamos -con vehemencia- por los sueños, diversificando las mediaciones

… Si en vez de dedicar tanto tiempo a deslegitimar al otro, sin habernos puesto sus zapatos, pensamos cómo podemos ser -nosotros- mejores personas

… Si sabemos conjugar convicciones y responsabilidad, corto y largo plazo, personas y estructuras, lucha y contemplación, hogar y taller, silencio y rebeldía…. Novedad y veteranía, redes y deliberaciones, discursos y estrategias…

… Y si dejamos de pensar que todo nació ayer, asumimos y reconocemos que hay mucha memoria construida… Y nos preguntamos, con altura de miras, como construir un nuevo mundo, conscientes de que estos son los mimbres… Y que ninguna democracia será perfecta…

… Y si asumimos que mucha gente está atrapada por este mundo consumista, que no somos más que ellos, los poderosos… que -en realidad nos queda mucha tarea por delante- aunque tengamos la fuerza de la razón y que este sueño exige tomar la calle… Pero también pedagogía, creatividad, discurso y mucha capacidad de liderazgo y seducción….

… Y si realmente pensamos que es posible!!!!

Navegador de artículos