Archivo de Autor

El papa Francisco

Este trimestre he estado acompañando a un grupo de 1º de bachillerato en una experiencia de voluntariado con ancianas de la residencia “el Refugio”, aquí en Granada. Este último miércoles al salir de la residencia, mientras íbamos comentando la experiencia, de repente comenzaron a sonar todas las campanas de las iglesias que había alrededor nuestro. En seguida nos imaginamos que se debía a que habían elegido al nuevo papa. Algunos minutos después todos pudimos ver al nuevo papa que se presentó con el nombre de Francisco.

Quiero dedicarle unas palabras de ánimo y destacar algunos detalles que me han gustado.

Al ponerse el nombre de Francisco nos está recordando a san Francisco de Asís, aquel hombre que dejó una huella tan positiva en la historia de la Iglesia. Vivió la pobreza, la cercanía con los más sencillos, la preocupación por la paz en el mundo, la admiración y el cuidado por la creación que nos ha regalado Dios. Creo que este nuevo papa quiere recordarnos a todos que necesitamos volver a esa sencillez, esa actitud de servicio, de disponibilidad, de compromiso con la paz y la justicia, de cuidado por nuestro mundo, que es el hogar de todos.

Es una suerte sentir que estamos apoyados y acompañados para poder vivir juntos el evangelio de Jesús. Podemos aprovechar este momento de ilusión dentro de la Iglesia para revisar cómo estamos de ganas de comprometernos, de ganas de vivir una vida más sencilla y entregada, de ganas de seguir a Jesús.

Lo primero que hizo el papa fue pedir que todos le bendijéramos. Yo quiero también expresar mi oración y mi agradecimiento, por él y por la Iglesia que nos ayuda a todos a seguir viviendo el evangelio.

Antes de ser nombrado papa, besando los pies de un niño enfermo.

No hay justicia sin igualdad

Con este lema nos disponemos a celebrar este año la semana de manos unidas. Hay muchos ámbitos en el mundo que necesitan que sigamos trabjando por la igualdad: entre hombres y mujeres, entre personas de distintas naciones, entre ricos y pobres, entre nosotros mismos…

Por suerte los cristianos tenemos una referencia muy buena para crecer en la igualdad. Jesús nos enseña a ser hermanos, amándonos unos a otros como él nos amó: “Amaos unos a otros como yo os he amado” (Jn 13, 34).

Amarnos unos a otros, ese es el único camino para la igualdad, la paz y la justicia. Esa es la mejor propuesta para intentar vivir en este tiempo de cuaresma que comienza.

Invitación a mi ordenación

Hola a todos.

Quiero dejaros aquí la invitación que hemos preparado para mi ordenación sacerdotal. Va a ser un momento especial para mí y para todos. Me comprometo a intentar ser un buen cura escolapio; seguidor de Jesús al estilo de Calasanz. Me comprometo a estar siempre dispuesto a servir, sobre todo a los más pequeños y necesitados. Me comprometo a poner mi granito de arena en el crecimiento de ese reino de Dios que todos esperamos; intentar hacer más presente en nuestro mundo la cercanía, el amor, la alegría del evangelio.

La mejor manera de celebrarlo para mí sería que cada uno os sigáis haciendo la pregunta más importante de la vida: “Jesús, ¿qué quieres de mí? ¿Qué puedo hacer yo para contribuir con mi vida a tu reino de amor y justicia?”.

Y además de eso lo celebraremos en Granada el día 1 de diciembre.

Un abrazo a todos.

 

¿Y si…?

¿Y… si en vez de planear tanto, voláramos un poco más alto?

Quizás…

… Si en lugar de hacer una batalla de cada mala noticia, mimáramos nuestra rebeldía… pactáramos un sueño común y nos dedicáramos a construirlo, con todas nuestra exiguas fuerzas.

… Si en lugar de incidir en lo que nos separa, celebráramos, compartiéramos y armáramos… y amáramos… lo que nos une

… Si en lugar de buscar alimentar nuestros egos, nuestra vanidad, nuestra imagen… Ponemos a los más pequeños sujetando las pancartas y no discutimos de banderas…

… Si en lugar de recrearnos en diagnósticos demoledores, que nos dejan sin fuerzas y ya no aportan novedad… nos dedicamos a alimentar la esperanza

… Si nos ponemos con “altura de miras” a consensuar dónde está el enemigo

… Si en vez de jugarnos la vida en defender “medios” como si fueran fines… Luchamos -con vehemencia- por los sueños, diversificando las mediaciones

… Si en vez de dedicar tanto tiempo a deslegitimar al otro, sin habernos puesto sus zapatos, pensamos cómo podemos ser -nosotros- mejores personas

… Si sabemos conjugar convicciones y responsabilidad, corto y largo plazo, personas y estructuras, lucha y contemplación, hogar y taller, silencio y rebeldía…. Novedad y veteranía, redes y deliberaciones, discursos y estrategias…

… Y si dejamos de pensar que todo nació ayer, asumimos y reconocemos que hay mucha memoria construida… Y nos preguntamos, con altura de miras, como construir un nuevo mundo, conscientes de que estos son los mimbres… Y que ninguna democracia será perfecta…

… Y si asumimos que mucha gente está atrapada por este mundo consumista, que no somos más que ellos, los poderosos… que -en realidad nos queda mucha tarea por delante- aunque tengamos la fuerza de la razón y que este sueño exige tomar la calle… Pero también pedagogía, creatividad, discurso y mucha capacidad de liderazgo y seducción….

… Y si realmente pensamos que es posible!!!!

Un deseo para esta semana

Mañana al levantarme daré gracias por el lunes, trataré de sonreir y saludar a todos por la mañana, pensaré en cada persona con la que puede que me encuentre durante el día y quizás recuerde la última conversación que tuvimos. Pondré más dedicación y cariño en cada cosa que haga, desde lo que parece más importante hasta lo más pequeño. Muchas veces lo más importante se juega en los detalles. Buscaré algo bonito para leer: una poesía, un trozo del evangelio… que me acompañe durante el día y me inspire. En algún momento del día me pararé un momento y pensaré en lo grande que es el mundo, en lo pequeño que soy yo, en lo apasionante que es la vida que se abre por delante, en la suerte de tener cerca a tanta gente buena que me acompaña y me sostiene…

Y así intentaré pasar esta semana. No parece en principio una semana especial, pero las cosas son especiales si las hacemos especiales. Y si trato de hacer especial cada momento seguro que encuentro una oportunidad para tener una conversación interesante con alguien, para hacer que las clases en el cole sean un regalo, para que el viernes en los locales sea una oportunidad de compartir la vida, para que el sábado con los niños de Almanjáyar me ayuden a hacerme pequeño entre los pequeños.

¿Quién es Dios? El que hace así la vida. ¡Os deseo que paséis una semana especial!

Reyes magos en Almanjáyar

Muchos nos preguntamos cómo darle un sentido más auténtico a estas fiestas de Navidad, a veces tan ahogadas por el consumismo. Os dejo aquí una pequeña crónica sobre una actividad que realizó un grupo de Granada de 1º bachillerato. Se disfrazaron de reyes magos y pajes y se pasaron por dos asociaciones del barrio de Cartuja-Almanjáyar, una de las zonas más marginadas de la ciudad. Son gestos sencillos que nos humanizan y nos permiten abrir los ojos a aquella realidad en la que sin duda Jesús sigue naciendo hoy.

Es increíble lo poco que hace falta para hacer feliz a un niño. Como el año pasado, fuimos a Almanjáyar por Navidad. Nos disfrazamos de Reyes Magos y de pajes y fuimos a dos centros. Al primer centro que fuimos, la Casilla de la asociación de Amigos de Almanjáyar, había niños de diferentes edades, unos más inocentes que otros, pero todos con las mismas ganas de pasar un buen rato. Estuvimos cantando villancicos y algunos se atrevieron a acercarse a Sus Majestades y leerles la carta que habían escrito, mientras los pajes les dábamos unas chucherías. Después fuimos al segundo centro, Anaquerando. Entramos en una habitación donde los niños eran todos pequeños y estaban muy entretenidos coloreando a los Reyes Magos. Como eran muchos niños nos fuimos pasando nosotros por las mesas y les preguntábamos cómo se habían portado y qué habían pedido. Algunos respondían con miedo, porque no sabían si eran los Reyes de verdad. Y por último nos despedimos y entramos en otra habitación, donde ya los niños eran más grandecillos y menos inocentes, pero igualmente nos lo pasamos todos genial. En cada centro los Reyes daban mensajes de generosidad, paz y felicidad para todos, aunque sobre eso los niños ya sabían porque al leer sus cartas casi todos les pedían a los Reyes felicidad para su familia y regalos para sus hermanos, padres y primos. Me encantó repetir esta experiencia y creo que hablo por todos los de mi grupo cuando digo que no me importaría volverla a repetirla las veces que hiciera falta.

Te proponemos que también tú compartas con nosotros alguna otra actividad solidaria que hayas realizado durante estas fiestas, o en la campaña de Navidad.

Balance de un año

Vamos terminando el 2011 y nos disponemos a comenzar un nuevo año. Dejamos atrás un 2011 que ha sido muy intenso. Seguro que se nos quedan grabadas en la retina las imágenes de los países islámicos que han mostrado su anhelo de mayor libertad, las duras imágenes del tsunami en Japón y lo cuestinable de la energía nuclear, el desenlace de la busca y captura de bin Laden, los indignados de la puerta del Sol que nos recordaron al menos que todos tenemos que implicarnos en mejorar las cosas, la crisis humanitaria del Cuerno de África, la creación de Sudán del Sur, el cambio político en España, Grecia, Italia, las cifras tan desesperantes de la crisis…

Basta pararse a pensar un poco para darnos cuenta de que vamos siendo testigos de una historia humana, que a veces nos desborda, pero en la que tenemos que ir tejiendo nuestra propia historia.

Hoy me he quedado soprendido por un dato bastante curioso: el fútbol ha acaparado el rankin de los veinte programas de televisión con mayor audiencia del año: http://noticias.lainformacion.com/deporte/copa-nacional/el-futbol-acapara-los-veinte-programas-mas-vistos-de-2011-en-television_yOmGmHtGixv5Rh2QfsebG/.

Al menos espero que nos dé algo que pensar. No quiero decir que dejemos de ver fútbol, o que dejemos de divertirnos. Pero sí que pensemos en cuánto tiempo e interés dedicamos a cada cosa.

Yo intento ver el mundo cada día de una manera escolapia. ¿Cuál es esa manera? Pues como Calasanz. Él, paseando por Roma, se conmovió con una realidad que todos evitaban mirar. El vio a los niños sin futuro y les dio un futuro. Se comprometió con lo que otros no querían ni mirar.

Para el 2012 deseo algo muy concreto: que nos esforcemos en bajar la audiencia de los partidos de fútbol y subir la de aquellas realidades de injusticia o de esperanza que nos rodean.

La bondad puede cambiar el mundo

Nos puede parecer un mensaje demasiado sencillo, quizás un poco ingenuo… Pero encierra mucha fuerza. Diría incluso que es la verdad más fuerte con la que contamos. Que la bondad puede cambiar el mundo. O lo que es lo mismo, que si dejas que cambie tu corazón, cambiarán tus actitudes y cambiará todo a tu alrededor. ¿Imagináis que pasaría si todos nos dejásemos arrastrar por esa corriente de bondad?

A lo mejor es el gesto más importante que puedes hacer esta Navidad. En realidad, acoger a Jesús es acoger su bondad, dejar que él nos transforme el corazón. Un corazón transformado es un corazón despierto y comprometido. Y eso es lo que más necesita nuestro mundo herido.

Puede que este vídeo os motive un poco para comprender a qué me refiero:

El logo de “Multiplicando vida”

Seguro que muchos ya lo habréis visto por el cole, por los locales, en algún papel… Es el logo que hemos presentado para señalar este año 2012 que está a punto de empezar.

“Multiplicando vida” es el lema que hemos elegido los escolapios para este año, porque queremos y creemos que podemos seguir multiplicando nuestra vida por todos los rincones del mundo. Yo me emociono cuando escucho los nuevos proyectos que hay de llevar nuestra vida escolapia a otros países en Asia, África… Y me quedo pensando en aquellas palabras de Dios al profeta Isaías: “¿A quién enviaré?”

Este logo quiere representar un poco todo esto. Sobre todo reflejar lo que somos y queremos ser los escolapios:

  • La C del medio es la C de Calasanz, pero se nos pueden ocurrir más cosas (compromiso, cariño…).
  • Las figuras que van del centro hacia fuera son personas de diferentes colores: expresa la pluralidad. Y siempre hay una silueta más grande que precede a la pequeña: es el compromiso de los escolapios, la educación, ir dando vida, haciendo crecer a los pequeños.
  • Y todo el logo tiene forma de espiral. Expresa el dinamismo, la vida que crece, la vida de Dios, que nos lleva de nuestro ombligo hacia los demás, hacia el compromiso.

Propongo que contestéis a este post con más ideas que se os ocurran del logo. ¡Ánimo!

La vida escolapia en Almanjáyar

No dejo de sorprenderme cada día por lo que veo desde mi ventana, por las situaciones que me encuentro cada sábado cuando vamos a recoger a los niños de Pechivirí para pasar la mañana con ellos. Como escolapio me siento afortunado de poder vivir y trabajar en un ambiente tan necesitado de “alma escolapia”.

M. y L. son hermanos, su padre está en la cárcel, su madre prácticamente no existe. Viven con su abuela, o más bien podría decirse que “mal-viven” con su abuela. Casi todos los sábados nos los encontramos haciendo trastadas por la calle, poco aseados, viendo y haciendo cosas que nadie que quisiera educar bien a sus hijos permitiría. Aquí se convierte en normal lo que de normal es “anormal”: fracaso escolar, malnutrición, paro, trapicheo, drogadicción… Un verdadero gueto social en medio de nuestra ciudad, algo que nadie quiere ver ni pensar. Para la mayoría de los granadinos, Almanjáyar simplemente no existe.

Y aquí está nuestra pequeña comunidad escolapia. Viviendo, trabajando, jugando, educando… No sé qué alcance puede tener nuestro trabajo en medio de tantas necesidades. Pero al menos me siento muy agradecido cuando veo que estamos haciendo visible y existente esta realidad, que como ya he dicho, “no existe” para muchos. Los voluntarios que vienen aquí cada sábado me suelen decir que “esto cansa mucho, pero llega un momento que no puedes dejarlo”. Es que cuando algo te toca el corazón…

Ayer pasamos el día en el cortijo de la Zubia. Fue un día muy bonito: cantamos, hicimos galletas, unos amuletos para protegernos de Shere-khan. Y al final Akela en persona nos visitó para darnos algunos consejos. Cuando regresé a casa solo pensaba en la fuerza que tiene el cariño, la dedicación y la vida puesta como regalo para los demás.

Feliz Navidad…

Navegador de artículos