Archivo para la etiqueta “paz”

Un mensaje para toda la humanidad…

Hola amig@s de la revista Emaús! Hace poco me llegó un vídeo interesante que lleva ya algún tiempo circulando por Internet y quería compartirlo con vosotr@s.
Es un trozo del discurso final del “Gran Dictador”, la película de Chaplin, intercalado con imágenes y música. Esta película es uno de los clásicos del cine que recomiendo ver a todo el mundo (a mí me gustó mucho, la verdad). Grabada en 1940, es una gran denuncia del régimen nazi y en general de la situación de guerra de aquel momento. El discurso final, que es la parte más emotiva de la película, podría haberse escrito hace poco y creo que aún tiene mucho que decirnos. Espero que os guste. Ya me diréis qué os parece en los comentarios. Un saludo!!

Anuncios

Enero: mes de la paz

Hola amigos y amigas de la Revista Emaús! Con un poco de retraso, publicamos este nuevo “post” sobre la celebración del mes de la paz. Como algunos sabéis, en enero solemos conmemorar la Semana de la Paz en todos nuestros coles escolapios. En Pamplona-Iruña, con los grupos de Bidean, solemos celebrarla haciendo un encuentro especial, la “Bakegintza” (“acción por la paz”, en euskera). Así, os ponemos aquí una entrevista de uno de los chavales de estos grupos, Eduardo Pelegrí, donde nos cuenta un poco qué le pareció el encuentro y cómo lo vivió. Esperamos que os guste. ¡Un saludo!

Eduardo Pelegrí es un chico del grupo de Bidean 2, de 4º de ESO de Pamplona-Iruña. Hace poco, los grupos de Pamplona, con motivo de la Semana de la Paz, tuvieron una actividad más especial, la Bakegintza. Por eso, hemos querido hacerle esta entrevista para saber un poco más qué cosas hacen en su grupo y para que nos pueda contar en qué consistió esa actividad.

Hola Edu, ¿qué tal estás?

Bien, bien, a gusto.

Lo primero de todo, para los que no sepan, ¿podrías explicarnos qué es eso de los grupos de Bidean? ¿Qué significa “Bidean”?

“Bidean” significa “camino” en euskera y nos llamamos así los grupos que van desde 3º de ESO a 2º de Bachiller de aquí de Pamplona-Iruña. Se llaman así porque pensamos que estar en un grupo nos sirve para dar pasos poco a poco y llegar a ser lo que queramos en la vida.

¿Cuándo es el momento en que pasas a ser de Bidean?

En el campamento de verano, en la casa de Txamantxoia, donde, después de una travesía por los Pirineos, al final casi del campamento, hacemos la Promesa. En ese momento, nos comprometemos delante de todos los de Mikel Gurea a hacer cosas que nos ayuden a ser mejores personas. Con la Promesa se deja de ser de Mikel Gurea y se pasa a ser de Bidean.

Entonces, antes de ser de Bidean, estabas en los grupos de Mikel Gurea, ¿no?

Si, ¡claro!

¿Y te gustó hacer la promesa?

Me gustó mucho. Fue un momento muy bonito.

Bueno, y hablando ya de tu grupo, ¿cuántos sois en vuestro grupo y qué habéis hecho en estos meses?

Actualmente somos 26 y hemos hecho muchas cosas. Una de ellas fue por la Semana Escolapia donde colaboramos en el Túnel del Tiempo, una actividad para los más pequeños del cole. Era un recorrido por algunas salas del colegio donde había varias pruebas y les enseñábamos muchas cosas sobre Calasanz. Se lo pasaban muy bien.

Y aparte de todo eso, ¿habéis hablado de algún tema durante el año?

Sí, sobre todo hemos hablado de cómo hacer un grupo mejor de Bidean y si estamos a gusto con nosotros mismos.

¿Y estáis contentos en el grupo?

Sí, estamos muy contentos y nos gusta a  todos estar en Bidean.

Me imagino que habréis tenido algún campamento o alguna salida en todo este tiempo, ¿no?

Si, al principio de curso tuvimos el Paso, donde conocimos a nuestros monitores actuales, Maite y Antonio. Luego, tuvimos una salida a Azkona donde disfrutamos juntos de un día de grupo. En Navidad también tuvimos nuestro campamento en Irañeta. Eso fue lo más bonito. Allí hicimos muchas cosas. La más importante fue hablar de la amistad, de cómo son nuestros amigos y cómo ser mejor amigo de todos. Nos sirvió mucho para pensar sobre nosotros mismos y conocernos mejor. Además, al final del campamento, en la velada, cada uno dio a su “amigo invisible” un regalo que había preparado anteriormente. Ese también fue un momento donde estuvimos a gusto y donde demostramos que somos un grupo muy unido.

También me han contado que hace poco tuvisteis una actividad especial, la Bakegintza (“acción por la paz”, en euskera). ¿Qué fue eso?

La Bakegintza fue una actividad especial que hicimos en la Semana de la Paz donde nos reunimos todos los grupos de Bidean, de los dos coles de Pamplona, los del nuestro y los de La Compasión. Hicimos varios talleres para pensar un poco sobre la paz en el mundo, los conflictos que existen, cómo podemos ayudar a que se solucionen…

¿Y te gustó? ¿Qué fue lo mejor?

Me gustó mucho y lo mejor fue una dinámica que nos sirvió para ver las diferencias entre los países, especialmente entre ricos y pobres. Primero conocíamos un poco la situación y luego teníamos que hacer unos teatros por grupos. Fue muy interesante.

Bueno Edu, ¿y cómo resumirías en una frase qué significa estar en Bidean?

A mí estar en Bidean me ayuda a ser mejor persona, a compartir más y a estar mejor con todo el mundo.

Y Edu, para acabar, ¿qué mensaje quieres decir a los que están leyendo esta revista y que no están en grupos?

Pues que está muy bien apuntarse, es muy divertido. Las reuniones están bien, pero los campamentos y salidas son lo mejor. Allí disfrutamos mucho y nos sirven para conocernos mejor entre nosotros y hablar de cosas que no solemos hablar. Además, soñamos muchas veces con ser algún día monitores y poder ayudar a chavales, que también está muy bien.

21 de septiembre, día internacional de la paz

El 21 de septiembre de 2011, un gran número de grupos, organizaciones y personas en todo el mundo van a organizar y asistir al Día Internacional de la Paz. En 2002, la Asamblea General de la ONU declaró oficialmente el 21 de septiembre como fecha permanente para el Día Internacional de la Paz. Se sugirió que:

“El Día de la Paz se observará para conmemorar y fortalecer los ideales de paz, tanto en cada país como entre todas las naciones y los pueblos… Este día servirá para recordar a todos los pueblos que nuestra organización, con todas sus limitaciones, es un instrumento vivo al servicio de la  paz y debe servir a todos los que estamos aquí dentro de la organización como una campana que constantemente repica para recordarnos nuestro compromiso permanente que está por encima de todos los intereses o diferencias de cualquier tipo, es la paz”.

No está de más recordar que todos tenemos que arrimar el hombro para hacer de este mundo un espacio más habitable, más justo… Y no me vengas con eso de que lo que yo haga no va a tener ninguna influencia en el mundo, porque todo es muy complejo, porque parece que todo lo controla la economía, etc. Es cierto, el mundo parece muy complejo, pero tu actitud ante los problemas del mundo puede ser decisiva. Para empezar uno puede contagiar paz y encuentro a su alrededor o bien indiferencia y pasividad. Tú eliges…

¿Y si simplemente hoy dedicas un rato a hacer una oración por la paz? 15 minutos de este día “perdidos” en ponerte delante de Dios y desear ardientemente un mundo mejor. Ten cuidado, porque a lo mejor descubres que Dios lo que quiere es que tú seas sus manos y sus piernas en la construcción del mundo que Él desea.

Para que te ayude en ese ratito de oración te dejamos algo que te ayude:

‘Porque tuve hambre y me diste de comer; tuve sed y me diste de beber, era forastero y me acogiste; estaba desnudo y me vestiste, enfermo y me visitasteis; en la cárcel y vinisteis a verme’. Entonces los justos le responderán: ‘Señor, cuando te vimos hambriento te dimos de comer; o sediento y te dimos de beber? Cuando te vimos forastero y te acogimos; o desnudo y te vestimos? Cuando te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?’ Y el Rey les dirá: ‘En verdad os digo que cuanto hicisteis a una de estos hermanos míos mas pequeños, a mi me lo hicisteis’. (Mt 25, 36-40)

Señor, hazme instrumento de tu paz.
donde haya odio, que siembre yo amor;
donde haya injuria, perdón;
donde haya duda, fe;
donde haya desesperación, esperanza;
donde haya tinieblas, luz;
y donde haya tristeza, alegría.
O Divino Maestro, concédeme que no busque tanto
ser consolado, como consolar;
ser comprendido, como comprender;
ser amado, como amar.
Porque es dando cuando recibimos;
perdonando cuando somos perdonados;
y muriendo cuando nacemos a la vida eterna. Amén

Navegador de artículos