Archivo para la etiqueta “reflexión”

El papa Francisco

Este trimestre he estado acompañando a un grupo de 1º de bachillerato en una experiencia de voluntariado con ancianas de la residencia “el Refugio”, aquí en Granada. Este último miércoles al salir de la residencia, mientras íbamos comentando la experiencia, de repente comenzaron a sonar todas las campanas de las iglesias que había alrededor nuestro. En seguida nos imaginamos que se debía a que habían elegido al nuevo papa. Algunos minutos después todos pudimos ver al nuevo papa que se presentó con el nombre de Francisco.

Quiero dedicarle unas palabras de ánimo y destacar algunos detalles que me han gustado.

Al ponerse el nombre de Francisco nos está recordando a san Francisco de Asís, aquel hombre que dejó una huella tan positiva en la historia de la Iglesia. Vivió la pobreza, la cercanía con los más sencillos, la preocupación por la paz en el mundo, la admiración y el cuidado por la creación que nos ha regalado Dios. Creo que este nuevo papa quiere recordarnos a todos que necesitamos volver a esa sencillez, esa actitud de servicio, de disponibilidad, de compromiso con la paz y la justicia, de cuidado por nuestro mundo, que es el hogar de todos.

Es una suerte sentir que estamos apoyados y acompañados para poder vivir juntos el evangelio de Jesús. Podemos aprovechar este momento de ilusión dentro de la Iglesia para revisar cómo estamos de ganas de comprometernos, de ganas de vivir una vida más sencilla y entregada, de ganas de seguir a Jesús.

Lo primero que hizo el papa fue pedir que todos le bendijéramos. Yo quiero también expresar mi oración y mi agradecimiento, por él y por la Iglesia que nos ayuda a todos a seguir viviendo el evangelio.

Antes de ser nombrado papa, besando los pies de un niño enfermo.

Anuncios

No hay justicia sin igualdad

Con este lema nos disponemos a celebrar este año la semana de manos unidas. Hay muchos ámbitos en el mundo que necesitan que sigamos trabjando por la igualdad: entre hombres y mujeres, entre personas de distintas naciones, entre ricos y pobres, entre nosotros mismos…

Por suerte los cristianos tenemos una referencia muy buena para crecer en la igualdad. Jesús nos enseña a ser hermanos, amándonos unos a otros como él nos amó: “Amaos unos a otros como yo os he amado” (Jn 13, 34).

Amarnos unos a otros, ese es el único camino para la igualdad, la paz y la justicia. Esa es la mejor propuesta para intentar vivir en este tiempo de cuaresma que comienza.

¿Y si…?

¿Y… si en vez de planear tanto, voláramos un poco más alto?

Quizás…

… Si en lugar de hacer una batalla de cada mala noticia, mimáramos nuestra rebeldía… pactáramos un sueño común y nos dedicáramos a construirlo, con todas nuestra exiguas fuerzas.

… Si en lugar de incidir en lo que nos separa, celebráramos, compartiéramos y armáramos… y amáramos… lo que nos une

… Si en lugar de buscar alimentar nuestros egos, nuestra vanidad, nuestra imagen… Ponemos a los más pequeños sujetando las pancartas y no discutimos de banderas…

… Si en lugar de recrearnos en diagnósticos demoledores, que nos dejan sin fuerzas y ya no aportan novedad… nos dedicamos a alimentar la esperanza

… Si nos ponemos con “altura de miras” a consensuar dónde está el enemigo

… Si en vez de jugarnos la vida en defender “medios” como si fueran fines… Luchamos -con vehemencia- por los sueños, diversificando las mediaciones

… Si en vez de dedicar tanto tiempo a deslegitimar al otro, sin habernos puesto sus zapatos, pensamos cómo podemos ser -nosotros- mejores personas

… Si sabemos conjugar convicciones y responsabilidad, corto y largo plazo, personas y estructuras, lucha y contemplación, hogar y taller, silencio y rebeldía…. Novedad y veteranía, redes y deliberaciones, discursos y estrategias…

… Y si dejamos de pensar que todo nació ayer, asumimos y reconocemos que hay mucha memoria construida… Y nos preguntamos, con altura de miras, como construir un nuevo mundo, conscientes de que estos son los mimbres… Y que ninguna democracia será perfecta…

… Y si asumimos que mucha gente está atrapada por este mundo consumista, que no somos más que ellos, los poderosos… que -en realidad nos queda mucha tarea por delante- aunque tengamos la fuerza de la razón y que este sueño exige tomar la calle… Pero también pedagogía, creatividad, discurso y mucha capacidad de liderazgo y seducción….

… Y si realmente pensamos que es posible!!!!

Navegador de artículos